“Manipulando el espacio físico se manipulan las coordenadas del tiempo, y, por tanto, la propia identidad y el destino”.

Al-Kauthar, que en árabe significa “la Abundancia” es un pequeño recinto que construí hace unos años inspirado en la Alhambra, con fuentes y vegetación propia de allí; magnolios, aligustres, cipreses, palmeras, bojs, olivos y drácenas. Es un oasis de espiritualidad proporcionada por el rumor del agua. Desde este oasis se divisa, a lo lejos, el caudaloso y abundante río Duero y el monte de encinas de la reserva natural “Riberas de Castronuño-Vega del Duero” de Castronuño.

Es una bío-construcción con materiales naturales, como lana de oveja como aislante de las paredes y pinturas ecológicas. Lo construí pensando que sería un escenario para eventos como los que llevamos a cabo en los Ciclos de Músicas del Mundo “Noches de Al-Kauthar”, y haciendo realidad la premisa de muchos yogis indios que afirma que “manipulando el espacio físico se manipulan las coordenadas del tiempo, y, por tanto, la propia identidad y el destino”.

Los conciertos dan vida a un lugar como éste y la dimensión cambia con la música y la puesta en escena.

Es un lugar y son ocasiones para provocar cambios en las personas; en quienes tienen un camino de búsqueda personal.

Más información en Al-Kauthar

www.al-kauthar.com